Sábado, 11 Noviembre 2017 - 9:30pmCompra de entradas | Reservas

En su última gran comparecencia en Madrid, la producida durante el desarrollo del XXVII Festival Internacional de Arte Sacro, el pianista Moisés P. Sánchez se sirvió de una de las páginas más preciadas de Stravinsky, “La Consagración de la Primavera”, para volver a hacer patente una altura creativa estratosférica y sin precedentes en nuestros escenarios recientes, pero, sobre todo, con mucha vida propia.

Y es que, si Stravinsky revolucionó París en 1913, Moisés hizo lo propio en este concierto, inventándose una primavera que cabía en su piano, manos y cabeza. Ahora volveremos a vivir idéntica emoción con la presentación oficial que hace de su disco “Metamorfosis”, en cuyo temario traza el pianista un mapa preciso de la sentimentalogía que inspira cada una de sus composiciones. Todas estarán en la escena. Y, con ellas, unos mimbres instrumentales que no pueden mostrar mayor idoneidad. Otro triunfo de Moisés.

De los de quitarse el sombrero e hincar la rodilla. El mismo triunfo que algunos vislumbraron hace diez años cuando publicó “Adam the Carpenter”, título al que siguieron “Dedication”, “Ritual” y “Soliloquio”. Y es quizás, ahora, al detallar estos álbumes, al recordar el puñado de composiciones maravillosas que contienen, cuando se asientan las certezas. Estamos ante un pianista y un músico mayúsculos.